VII ENCUENTRO DIOCESANO DE NIÑOS Y MONAGUILLOS

El pasado sábado día once, se celebró en Bailén el VII ENCUENTRO DIOCESANO DE NIÑOS Y MONAGUILLOS  bajo el lema “Vosotros sois mis amigos” (Jn 15,14).

La jornada la iniciaban los miembros de la Delegación Episcopal de Infancia y Adolescencia acompañados por D. Juan Ignacio Damas con la oración ante el Santísimo en la que se ponía en las manos del Señor toda esta labor evangelizadora y también bajo la protección de la Virgen de Zocueca.

Más de setecientos niños entre los que se encontraban veintiocho monaguillos, pertenecientes a veintitrés parroquias y dos colegios, han participado en este evento eclesial que se ha desarrollado en la parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación y en el colegio Sagrado Corazón de Jesús. En esta séptima edición, junto a lo que los niños viven en sus hogares, en sus centros educativos, parroquias… la Delegación se proponía como objetivos: que los niños comprendieran un poco más el valor de la amistad, que descubrieran y valoraran la amistad que Jesús nos ofrece, potenciar actitudes de amistad con sus compañeros viviendo como amigos de Jesús que irradian con sus vidas la alegría de Cristo que ellos han recibido y que convivieran y experimentaran la alegría de la fe con otros niños de la diócesis.

La primaveral mañana del sábado ambientaba la llegada de los niños y niñasque fueron acogidos junto a sus catequistas y en algunos casos a sus respectivos párrocos, en el atrio de la parroquia en un ambiente festivo al son y los bailes de una coreografía  “Estamos de fiesta con Jesús” preparada por la Delegación Episcopal de Infancia y Adolescencia para contagiar la alegría de ser amigos del Señor.

Tras esta alegre y movida acogida, ya en la parroquia, dieron la bienvenida a los participantes, que abarrotaban el templo, Pedro F. Criado Menor, Subdelegado de Infancia, D. Juan A. Marín, del Secretariado de Monaguillos y D. Juan I. Damas, párroco de la comunidad y Vicario de Evangelización. En estos comienzos se unió a este evento diocesano nuestro Obispo D. Amadeo saludando a los niños y animándolos a pasar una buena jornada reunidos en torno a nuestro buen amigo Jesús.

La jornada continuó con la celebración de la eucaristía, centro y cumbre de la vida cristiana, fue presidida por nuestro pastor diocesano y concelebraron sacerdotes de diferentes localidades de la diócesis. Animaron la celebración los coros parroquiales de La Encarnación y S. José Obrero. D. Amadeo, en la homilía les dijo a los niños que “es necesario hablar con el Señor cada día y hay también que dejarles que Él nos hable. Un cristiano es aquel se siente muy querido por el Señor y a la vez ha de corresponder también queriéndole mucho a Él. Jesús nos dice a cada uno de nosotros que somos sus amigos y si somos sus amigos, tendremos que aprender de Él, porque ha venido a enseñarnos a vivir, a ser felices, a traernos el amor de Dios. Por lo tanto es necesario tener una buena relación con Él: rezando, hablando con Él y escuchando lo que nos comunica. Hemos de contad a los demás que Cristo es nuestro amigo, que nos dice que “vosotros sois mis amigos”  y nos envía a hacer realidad el mandamiento del amor “amaos unos otros como yo os he amado”. Finalizaron sus palabras dirigiéndose a la Madre de Jesús, que en este lugar se venera con el nombre de Virgen de Zocueca. Como en la boda de Caná, hoy también nos dice a nosotros “Haced lo que Él os diga”, id por la vida queriendo y siendo amigos de los  demás.

Al finalizar la celebración eucaristía, como el domingo era el cumpleaños de D. Amadeo,  todos los participantes lo felicitaron en este ambiente alegre y festivo en torno al Señor cantando el tradicional “cumpleaños feliz”.

Posteriormente se realizó el traslado al colegio de las Hijas de la Caridad y tras un descanso, los niños se distribuyeron en treinta y cuatro grupos para comenzar los talleres que fueron animados por catequistas y maestros de Bailén, catequistas de Jaén, seminaristas y miembros del Secretariado de Monaguillos y de la Delegación Episcopal de Infancia y Adolescencia. Señalar igualmente la presencia y colaboración de un grupo de adolescentes de Kairós de Jaén. Todo un  testimonio de comunión y corresponsabilidad.

El taller primero titulado “La amistad es una fiesta”, se desarrolló mediante dos dinámicas. El juego del dominó que era la representación social  que los niños tienen de la amistad y el pasa bola en el que en un ambiente de expresión y participación divertidos, los niños contaron situaciones de amistad y de no amistad aprobando estos comportamientos o rechazándolos. Tras la comida compartida, tiempo de descanso y convivencia en el que a petición de numerosos niños se repitió el flash-mob “Estamos de fiesta con Jesús”, se volvió de nuevo a las aulas respectivas para desarrollar el segundo taller “Nuestro amigo Jesús nos habla”. Partiendo de un texto del evangelio de S. Juan 15, 12-17 “ se realizaron diferentes actividades que concluían con la oración personal a partir de la Palabra de Dios y de lo vivido durante el día.

Finalizados los talleres se inició una marcha por algunas calles de Bailén que se vieron llenas de la alegría cristiana de estos pequeños amigos de Jesús. De nuevo en la casa del Señor, en la parroquia, el encuentro concluía con una oración a la Virgen. Los cantos y la proclamación de la Palabra de Dios de S. Lucas, el  “Anuncio del nacimiento de Jesús”,  invitaban a los chicos a decir “sí” como María , a vivir como buenos amigos del Señor en los diferentes ámbitos en los que se desarrollan sus vidas, especialmente con los más necesitados.

Así finalizaba este día grande entre amigos del Señor. Cabe destacar el agradecimiento a la ciudad de acogida, Bailén, al Excelentísimo Ayuntamiento, Policía Municipal, Protección Civil y a las comunidades parroquiales de La Encarnación, S. José Obrero y El Salvador.

Damos gracias a Dios por esta gozosa jornada que nos impulsa a continuar la ventura de la fe por los caminos de Dios.

Pedro Criado Menor
Vicedelegado de Infancia

MÁS FOTOS

Deja un comentario