“Catequista por un día”

Durante el mes de Diciembre varias fueron las actividades que el grupo Kairos El Salvador preparó en la parroquia. Una de esas actividades fue “Catequista por un día”.  El tema era sencillo,  La Navidad.

Cada uno de los chic@s que se animaron a participar en la actividad tenía libertad a la hora de hacerla y prepararla con su grupo de niños. Previamente, las acompañantes hablamos con las catequistas con las que se iba a trabajar, en este caso, los protagonistas escogidos serían los diferentes grupos del Despertar Religioso y 1º de Iniciación Cristiana que hay en nuestra parroquia. Las compañeras estaban encantadas de que los adolescentes Kairos participaran con los más pequeños.

Tengo que decir, que un año más, la actividad ha gustado mucho y nos han sorprendido muchísimo la imaginación de los chicos a la hora de realizar la actividad: desde un Belén de Playmobil, donde Sofía fue explicando la importancia que cada figurita tiene a la misma vez que se iba formando y completando aquella obra. Todos querían ser el Niño Jesús, pero al terminar la clase, esos niños salieron del aula sabiendo que cada una de esas figuritas que forman el belén tiene una misión única y muy importante.  Victoria y Lorena prepararon un  cuentacuentos de Navidad con el que hicieron disfrutar a sus niños, ¡Bravo chicas! Qué decir de esas postales navideñas que M. Ángeles, Marta y Raquel hicieron con sus chicos, auténticas obras de arte. Magníficos los renos con los que nos sorprendieron Lola y Carolina, ningún niño se movió de su silla hasta conseguir terminar su trabajo. Luis, Isabel y Javier trabajaron con los más pequeños en la realización de preciosos dibujos. Hubo un niño, que al terminar de dibujar su belén no dudó en regalarlo a nuestra querida Isabel, ¡¡qué bonito!!

Fueron dos tardes de trabajo con los más pequeños de auténtico disfrute y gozo. Gracias chic@s por vuestro trabajo.

Esta es la crónica, que Marta, de 2º de Kairos, nos deja de esta actividad:

El pasado martes 20 de Diciembre tuvimos la actividad “Catequistas por un día”. Yo estaba súper emocionada, ya que teníamos que preparar alguna manualidad o villancicos, vamos lo que queríamos pero que tuviese algún sentido con la Navidad, para que disfrutaran los pequeñitos en esa hora. Estuvimos en grupos de dos, yo estaba con mi amiga Raquel. Escogimos   el grupo de la catequista Flor, la conocíamos muy bien porque ella nos preparó a un grupo de adolescentes para recibir el Espíritu Santo.

Cuando llegamos a las 18 horas  había un montón de niños, y tengo que confesar que en ese momento me puse un poquito nerviosa porque no sabía si iba a poder controlar a todos, ya que teníamos muchas actividades por hacer y quizás no nos daba tiempo. 

La acogida con los niños dio paso al interior del templo para ver el belén de la parroquia, donde un grupo de voluntarios se encarga de hacerlo diferente cada año.  Allí  nuestro párroco D. Francisco nos lo explicara con todo detalle para poder conocer más de este. Al terminar el acto, nos subimos a las aulas para empezar con la dinámica que habíamos preparado.

Cuando Raquel y yo entramos por la puerta del aula de catequesis, una de las niñas del grupo le dijo a la catequista que habían entrado unas extrañas a la clase, esto me hizo mucha gracia ya que no sabía quiénes éramos y porque estábamos allí. Ese fue el momento de presentarnos y para empezar nos dieron un fuerte aplauso todos, más que animarnos nos quedamos un poco cortadas. Después de comentar lo que es la Navidad, ayudamos a los niños a hacer una felicitación navideña para sus familias. Les pegamos una vela, bolas de navidad, la decoramos con purpurina y más de unas nos llevamos la purpurina hasta en el pelo. Para terminar la clase, cogimos nuestras panderetas, cascabeles, y nos pusimos a cantar villancicos. Allí parecía que había un altavoz de lo alto que cantaban los niños, ¡tenían un micrófono en sus gargantas!

Cuando se terminó la actividad, los niños nos dieron las gracias porque la clase había sido muy divertida, eso me lleno de satisfacción porque significaba que habíamos hecho la hora muy divertida.

Al llegar la noche,  cuando intercambiábamos mensajes por el whatsapp del grupo Kairos de nuestra parroquia, propuse que esto se tenía que hacer más veces ya que me había encantado como reaccionaron los niños con las actividades que teníamos preparadas. Se les reflejaba en la carita una sonrisa que valía millones. 

 Por Yolanda, acompañante Kairós-El Salvador

DESCARGA FOTOS

Deja un comentario